Pages

lundi, octobre 23, 2006

Lunes

No escribo en el blog porque tengo muchas ideas y poco tiempo. Hoy ha llovido todo el día, tupido, como cuerdas de guitarra... El pasiaje parece de Indonesia o de la Amazonía. Hace unos instantes contemplábamos con Yuni y Tom las nubes evaporarse y perderse en la montaña. Luc hizo fuego en la chimenea y se prepara una cena bastante apetecedora, pero el ánimo es melancólico, como la Sudade portuguesa, sin llegar a ser denso.
escribiré más largo, ahora, me apetece trasncribir una carta que Anais Nin dirigió a un joven escritor. Y luego, esta fémina... !se va a trabajar!!

Carta a un escritor que preguntaba, Por qué se escribe.

"Porque se escribe es una pregunta a la cual puedo contestar fácilmente, habiéndomela hecho yo misma. Creo que se escribe porque se debe crear un mundo en el cual podamos vivir. Yo no podía vivir en ninguno de los mundos que se me proponía: el mundo de mis padres, el de Henry Miller, el de Rango (su pareja peruana), o el de la guerra. He debido crear un mundo para mí, como un clima, un país, una atmósfera donde pueda respirar, reinar y recrearme cuando la vida me destruía. He ahí, creo yo, la razón de toda obra de arte. El artista es el único en saber que el mundo es una creación subjetiva, y que hay hacer una elección y una selección de elementos. Es una concretización, una encarnación del mundo interior. Y luego, espera atraer a otras personas, espera imponer esa visión particular y compartirla con los otros. Incluso si la segunda etapa no se realiza, el artista, cueste lo que cueste, continúa valientemente. Los raros instantes de comunión con el mundo valen la pena, porque es un mundo para los otros, un don para los otros, en definitiva. Mientras creemos un mundo tolerable para nosotros mismos, creamos un mundo tolerable para los demás.
También escribirmos para reanimar nuestra percepción de la vida, para encantar y consolar a otros, para dar una serenata a aquellos a quienes queremos.
Escribimos para disfrutar de la vida dos veces, en el instante y después de él. Escribimos como Proust para hacerla eterna y para persuadirnos que ella es esterna. Escribimos con la finalidad de trascender nuestras vidas, ir más allá. Escribimos para aprender a hablar con los otros, para consignar el viaje a través del laberinto, para ensanchar nuestro universo, cuando nos sentimos asfixiados, contrariados y solos. Escribimos como los pájaros para cantar. Como los pueblos primitivos que danzaban sus rituales. Si no respiras a través de la escritura, si no lloras escribiendo o no cantas, entonces, no escribas. Porque nuestra cultura no sabe qué hacer con ello. Cuando no escribo siento que mi universo se reduce, me siento en prisión. Siento que pierdo mi fuego, mi color. Debería ser una necesidad como el mal necesita levantarse. Yo llamo a eso respirar".

Bonito, no?

3 commentaires:

Adriana Hudson a dit…

Precioso. Inspirador.
Me puedes decir donde se puede obtener esa carta?
Muchas gracias,

IGGIX a dit…

bella y reveladora subjetividad. como poder cruzar aquellos puentes que detienen nuestros propositos, la exploracion y curacion de nuestra existencia, sino es a traves del escribir y el hablar

Tumtum a dit…

Responder por qué se escribe es una especie de ejercicio psicoanalitico y estético, para mi equivalente al autorretrato en la pintura. Un rico pozo de motivos para escribir. Y se ha dicho lo hermosamente obvio,“Escribo para que me lean”, de André Guidé. Lo patéticamente dulce, “Para que me quieran”, de Garcia Marquez”. Y seguiríamos con otros más o menos cripticos, porque la verdad se está escribiendo mucho sobre el oficio de escribir.

Me gustó lo que nos transcribiste de Annais. Gracias. La vaina es que no es fácil escribir, pasar toda la mañana corrigiendo las pruebas de una página, quitar una coma. Para volver a ponerla en la tarde como le ocurría a Oscar Wilde. Y aún así erramos. Y eso sin hablar de quienes tienen poco o nada que decirnos. Yo por ejemplo escribo simplemente para combatir la soledad.