Pages

lundi, janvier 29, 2018

en el ojo de la tormenta

de regreso de Lima, primero, la sensación de que las aguas retoman su nivel, que tendré que buscar la salida del túnel, que es imposible imaginar una situación sino la vemos de cerca, que es una posible explicación al egoísmo y la falta de empatía, en suma, tantas cosas, tantas interrogaciones, sentimientos de culpa, impotencias,  sobre todo, la impotencia apretando el estómago o  la sensación de no haber logrado alcanzar ninguna sobriedad: frente a una situación tan oscura, la indignación nubla vista.

vamos por partes, ¿qué ha pasado para llegar a una constatación tan pesimista?

han pasado casi tres años que no regresaba a Lima, ese enclave en el Oceáno pacífico que a veces regala serenidad, placer, compañía, y este regreso ha sido brutal. Casi no he reconocido el país que encontraba, enloquecido con la carrera de la ganancia y la explotación indiscrimanada. en medio de la indiferencia general. En ese contexto, una familia, y muchas personas amigas, están inmersas en una situación de vulnerabilidad absoluta, sin trabajo fijo, sin seguro, sin casa, con un presente sujeto al vaivén del capital especulativo, mientras más jóvenes, más prisioneros de esa situación que apenas llegan a procesar, a entender. Y a superar.

Porque en una situación desestructurada, no hay espacio donde ordenarse, la cabeza no logra procesar todo ese malltrato de la vida precaria (sino genera culpa en quien la vive), la pobreza y el hambre tienen el rostro de la guerra, se sobrevive como se puede, se vive como se puede. Algunas personas solo decaen. o se fijan en una perplejidad lenta, duradera.

La ciudad ha crecido de manera fenomenal, el transporte es siempre caótico, la ausencia de vegetación hace casi imposible tener temperaturas humanas porque el cemento hierve, y el país no está preparado para ese recalentamiento climático. la austeridad del pasado, de la culturas ancestrales, ha sido reemplazado por la ambición a corto plazo y la compra ilimitada de objetos, la mayor parte de baja calidad, industriales, nocivos para el medio ambiente. Un ejemplo: el plástico es rey en los supermecados, zapatos de plástico, muebles de plásttico... etc...El consumo barato da una sensación de bienestar que pesa sobre cadenas humanas de explotación  y de humillación, el trabajo mal remunerado, físicamente agotador. El Perú es un excelente mercado, otro más, de los capitales más depredadores.

No solo es una familia que no se adapta a los nuevos parémetros de sobrevivencia, con  ausencia de valores colectivos que dominan la sociedad peruana, también son las amistades que se convierten en relaciones de interés y donde la economía manda. Solo resisten las más sólidas, las más protegidas. Una excepción feliz.

he dormido con el estómago hecho nudos, frente a esa vulberabilidad exterior,

la literatura me da verguenza, me parece una impostura, una disociación patológica, una locura. Ausencia de lenguaje, no lograba nombrar todo ese desorden, solo sobrevolar desde la superficie, mi estado general era disperso, volátil. una forma de fuga.

a veces miro por la ventana las palmeras en el cielo de Barranco, lugar de cierta indulgencia, si se conocen los atajos, puedes pensar que una vida serena y frugal es posible, estar un poco en armonía con esa enorme metrópoli indiferente que es Lima, gigante, avasalladora.

tengo siempre la impresión que el Perú vive uno de los capitalismos más cínicos y más brutales, una buena parte de la populación  ha sido abandonada a su suerte con la quimera del "emprendedurismo", y digo quimera, porque quien tiene poco o nada, no puede emprender (sic), quien no ha aprendido las reglas sucias de la ganancia sin escrúpulos no produce plusvalía, solo cae en el marasmo y la confusión.

Los niño.as los jóvenes,  las mujeres, los anciano.as

En una sociedad floreciente, el mejor medidor del bienestar es la sitaución de sus poblaciones más vulnerables. La situación de los jóvenes, ¿es buena? ¿Cuánto gana un o una joven sin formación sino es el salario mínimo (200 dólares) y cuál es el costo de la vida? ¿Qué hace una persona que no tiene jubilación, sino tiene familia y un techo que la proteja, o una mujer sola no preparada? La respuesta es que aquellas personas que no tienen familia  que las ayude o una situación económica familiar que permita una redistribución de bienes materiales, simplemente está condenada a la sobrevivencia dura, cruel, sin piedad. En el Perú no existen alocaciones sociales sino son limosmas, pensión 65, para personas en extrema pobreza, y las becas para jóvenes de familias pbres, Beca 18, o el seguro social para todoas, el SIS, que pronto se tendrá que pagar, super!

esa es la realidad de la mayoría, al margen de esa clase media creciente que se nutre de todas las fallas del sistema, evasión de impuestos, y la explotación de sus compatriotas. Un empleador puede acumular ganancia en poco tiempo, un pequeño empresario puede amasar capital a costa de otro.as que no han sabido adaptarse a la brutalida de este sistema.

Un lenguaje ausente

no hay lenguaje para hablar de esta situación, todo el mundo evade las preguntas de fondo, qué proyecto de país, cómo se puede imaginar un futuro de manera tan improvisada y una población que crece en medio de ese caos, con algunas mejoras aparentes que no logran estructurar una ciudadanía, una saber vivir junto.as---
cada vez que intento hablar del tema, la neurosis se implanta, la enemistad, la agresión. la hostilidad que muchas personas muestran a que se les señale estas fallas visibles, es una situación patógena. pasemos.

la democracia no es solo deliberar en periodo de elecciones, ni salir a protestar dejando intacta la matriz principal, es un rehacer completamnete el tejido social, pero, sin lenguaje, cuando no se habla de lo esencial, solo es un gesto de teatralidad, una especie de subasta de ideas que se las lleva el viento. La mayor parte de la población se ha creído el relato del sujeto todo poderoso, del "todo es posible", los smarphones garantizan el espejismo, dan la impresión de estar en el mundo globalizado, hasta que ese espejismo se choca con la realidad, conectados.as o no, la suerte de un.a pobre no cambia. Lo concreto es que sin jubiliación, sin prima de desempleo, con una educación paupérrima que se ha convertido en el negocio de algunoas especuladores sin escrúpulos, nadie resiste a las reglas del capital. Las personas mismas son capital y son solo un medio, no son un fin en sí mismo. Dijeron: ¿democracia?

El país es un caminante solo, apartado del mundo, hay sensación de encierro, que aumenta cuando el sol arrasa con el viento suave del Pacífico. Pensar que alguno.as personas salen al frente a protestar y decirme que tengo una visión apocalíptica, me empuja a escribir con más convicción. La vida es dura, muy dura en el Perú. Un país que no puede dar serenidad a su población, que no le deja tiempo para prepararse para lo esencial, que la somete a ese experimento atroz de la oferta y la demanda como único modelo de organizar la vida, que no le da educación, servicios dignos de ese nombre, que la deja enfrentarse por nada, al borde de la guerra civil, no es digno de llamarse un país.

es tiempo de entender que el  bienestar de unoas, pocoas, no es la regla para todoas. he visto muchos espacios baldíos, tierras de nadie, azotadas por el polvo y el sol candente del sur. Lugares, que, de ocurrir algún desastre no-natural, será un drama humano, que no me digan que "todo va bien".

en tanto que la lucidez no nos abandone, todo es posible, plantar un árbol aquí, continuar compartiendo lo poco que se tiene, nombrando lo que parece imposible. Eses estado "pasamado", de una resignación vegetal, podría ser una forma de sabiduría, sino escondiera tanta trsiteza, tanto miedo de hablar, de decir, de protestar.

liberar la palabra es importante.

vendredi, janvier 05, 2018

tiempos interiores

después de una gastrocolitis fenomenal que me ha dejado postrada por algunos días, me doy cuenta de que mis tiempos interiores no se acomodan fácilmente al exterior. Lima me es ahora mismo ajena, es una ciudad con la que he perdido el contacto. Por instantes esa relación vuelve a ser fluida e instántanea pero eso dura poco.
Muchas demandas, muchas necesidades, una vida familiar expuesta,
una vulnerabilidad sin nombre,
seres al abandono, su salud, su educación, su futuro abandonada a la voracidad de poderes ambiciosos, ambiciones sin límtes de todo lo que significa la riqueza del Perú, el adagio que se repite siempre ; divide y vencerás, domina y reinarás...
sin importar el coste.

los días son grises, ese gris licuado de lIma que parece detener el tiempo, como si este no existiera, como si fuese un eterno retorno, envolvente como una ola de cristal.
espero a mi mamdre que, pese a todo, está en forma, como se dice en francia. tiene la fortaleza de su tierra, el ande, de su estirpe, españoles e italianos con indígenas de rostrtos fieros y tallados firmemente, la delicadeza de las italianas con la fuerza de las peruanas...

fascinante.
luego veré al padre, otro personaje, un hombre de oriente, de otras tierrras más tórridas, la selva, su abundancia, aunque él sea rígido y siempre reservardo, ausente.

voila pour l instant...

fatigue, mal de tete. les jours sont lourds et pas faciles...


mardi, janvier 02, 2018

al mar amar

el año que se terminó me quedo con una escena de una película de Marco Bellocchio que he visto en estos días tan laxos, tan de tiempo lento, sin objeto,

una sola imagen, un celular, la mirada serena y transparente de una joven que se encuentra con la mirada en un rostro
el amor de corazón nuevo
no desgastado
las ganas de siempre empezar de nuevo
Marco Bellocchio tiene un desfase, ver a través de los modos, las costumbres, las repeticiones.

luego, el mar, tan inmenso y sonoro el mar de lima, tan austero
tan mío y tan otro
duele el corazón
pesa
late queriendo querer a todo el mundo,
apaciguar,
cuidar
darle abrigo a tanta gente
ustedes no sienten frío dentro?
yo sí..
y no soy buena, oh, que no
no creo ser buena

y escuchar una música del áfrica.
otros continentes
otras aguas
aunqe mi cabeza siempre descanse sobre las aguas turbias de los ríos de mi país...

lundi, janvier 01, 2018

dispersión

la dispersión en la que constantemente me hundo cuando estoy en Lima tiene que ver con una disolución familiar, social, que termina creando una sensación de que el lenguaje es lo único que puede unir esas partes dispersas

ausencia de interlocutore.as monólogo.

tengo que volver sobre este tema
hoy, frente al mar, sensación que todo queda descubierto, al aire libre.
impudor.

mercredi, décembre 27, 2017

por qué nadie oye?

felizmente cuento con este espacio donde puedo reposar la cabeza y organizar el caos interior.
en lima no hay con quién hablar.
la gente está muy ocupada organizando su sobrevivencia
 o está ausente.
debo hablar sola,
organizar sola.
responderme sola.
¿Por qué nadie se hace preguntas sobre esta falta de tiempo y de disposición para escuchar?
hay un techo de cemento, nadie se hace las preguntas de fondo del por qué de un deterioro de los vínculos familiares, amistosos, y sociales, de manera tan acelerada.
es como si la gente caminase sobre vidrio para evitar dañarse los pies.
el florecimiento de una clase media ha desclasado a una gran parte de la clase trabajadora que ve su situación más precarizada.
la clase media se enriquece de la especulación y de la explotación de sus congéneres, sin escrúpulos, dispuesta a todo.
veo tantos casos de familias abortadas, disuletas, dañadas por la pobreza.
ese daño es irreparable, no hay manera de nombrarlo, de entenderlo.
el desconcierto fija la realidad, la hace incomprensible.

es un estado de indiferencia-ausencia, de vacío y de mueca.

interrupción, perdí el hilo.

continuará.
antes, debo decir, qué duro es venir de un país tan dominado, tan explotado...

lundi, décembre 18, 2017

martes

un martes como cualquier otro solo que en Lima es unmartes menos de estar aquí, dividida entre los míos, mi galois, Francia y Perú, espacios lejanos...
no me reconozco en este país, ha pasado a ser ajeno, huraño, displicente.
No sentí nunca antes esa displicencia, esa falta de amabilidad.
poca gente que sepa escuchar, que esté dispuesta a escuchar.
extraño retorno, el tiempo no ha pasado por nada.
soy muy distinta de este estar aquí, ahora...


jeudi, décembre 14, 2017

al borde del abismo

Un país al borde del abismo, con anteojeras, que no quiere hacerse cargo de su historia, ¿existe?
sí, el Perú vive de espaldas a la historia, es decir, no hay narración, no hay relato en un país considerada como mercancía y presa de la voracidad del sistema. Cada persona es un capital, su propio capital, dispuesto a explotarlo, desplumarlo, atropellarlo si necesario, con tal de sobrevivir.
Estas personas a su vez explotan a otras personas, las desprecian sino se pliegan al vaivén embrutecedor del consumo.
Una sociedad infantlizada por el consumo en su forma más básica (en la cual yo me muestro como una vitrina, sin sujeto) es una sociedad casi facista.
Estamos a punto de que se diluya el gobierno, frente a un silencio general, cómplice y cobarde.
El Perú es señalado como el ejemplo del mejor alumno.a, hace todo "como le dicen que hay que hacer", dilapida su patrimonio, destruye sus recursos naturale sy esclaviza a su polación, ¿qué más le pueden pedir? El caos que reina, la falta de escrúpulos para ganar dinero, la dominación masculina, que impone sus reglas, su lenguaje, su modelo, es brutal. Las mujeres hablan como hombres, se casan, veneran la maternidad como "realización de la mujer", comsolidan esta sociedad arcaica, reaccinario, escanlosamente desigual.
el capitalismo implanta sus marcas en medio del desierto, los barrios ricos, pocos, se enorgullecen de parecer "ordenados", de erguirse sobre el desprecio de los pobres. Es para llorar.

No hay un solo lugar donde la palabra sea libre, auténtica, todo se juega en la lotería de la suerte.
los rezagado.as son mayoría, ponen el lomo para llevar adelante esta lenta procesión hacia el abismo.

Nunca he visto un país, que es el mío por nacimiento, pero que no puede ofrecer reposo, tan alienado, tan encerrado, tan sordo.

Por momentos la impresión de andar sobre vidrio, ni siquiera la elite están en condiciones de nombrar con un lenguaje claro lo que sucede. La reciente crisis de gobierno es un ejemplo. Hay una sobreactuación, una histeria machista, obsoleta, rancia.
La grisalla de Lima es ahora la grisalla de la vida aquí, un remedo del modelo occidental, pero sin creatividad, sometido con docilidad. Podría aportar algo el Perú como historia, como país? eso solo sucedería si la gente asumiría que debe escribirla con sus propios recursos, que hay una sola salida, hacerse cargo de ella, de su población, de su gente, de sus atrasos sociales, de su brutal desigualdad.

una nueva gramática urge, pero nadie está dispuesto a construirla.
agotada estoy encerrada en una casa de san isidro, esperando que suene la alarma para subir al avión y separarme una vez más, quizás cruzar el umbral de la adultez y dejar el pasado como pasado, de este país. Situación dolorosa, pero necesaria.
la amistad.

en una sociedad tan destruida por la vida convertida en vitrina, la amistad casi no existe "son oportunidades" para ascender, para ser visibles. Todo el mundo ha pasado a ser visible según como se pueda mostrar valorizado.a, monetizado.a, es horrible.

seguiré con mis quejas, estos momentos de disolución interior.
no, no reconozco este espacio como mío.