Pages

mardi, septembre 08, 2009

Lluvias, memoria

Y sigue deluviando en México, inundaciones en varios puntos del país, incluyendo el D.F., mientras leo la biografía de un personaje de la historia, La conquista de la Malinche, de Luis Barjau. La Malinche, tristemente célebre por haber sido la amante de Cortés y por permanecer como el símbolo de la traicicón a México, que entonces no existía como nación (según Barjau la Malinche de alguna forma s liberó de ls vejaciones y abusos que sufría como mujer dentro de los mexicas, más tarde con los aztecas y Moctezuma, quien la hizo su amante), pero que sacia la sed de causalidad de muchos historiadores. Y eso es lo que me interesa, esos mitos, leyendas, que fundan una historia colectiva, porque de alguna manera se transmite de generación en generación y son un especie de subconciente colectivo. No he hablado mucho de México, porque estoy aquí y no tengo distancia con la experiencia, pero debo decir que percibo una insularidad constante, como si fuese una población que mira solo hacia dentro, sin buscar otras miradas. Toda nación que se nutre de ideas de territorio e identidad monolítica, tiende a cerrarse, y eso a mí, me aterra. Siento a veces que ser una extranjera nos condena a ser paria, sin rostro humano, porque aceptar a otra persona es como tener un libro abierto y aventurarse a leerlo, como dijo Quignard en su entrevista. Y cada vez es más difícil encontrar ese estado de porosidad que nos permite existir, que nos da cierta serenidad.

....

Otra cosa que me impacta es la violencia, no hay un solo día en que no aparezcan asesinatos, secuestros y vendetas, en los periódicos. Según el diario La jornada, desde que empezó el gobierno de Calderón, han sido 14000 muertes de personas entre 20 y 35 años, o sea, jóvenes absorbidos por el narcotráfico. Frente a eso, una pasividad social que no entiendo, ninguna movilización, salvo críticas y protestas aisladas. No hay nada qué hacer, por lo tanto no hay protesta. No ha habido tampoco ninguna manifestación cuando se agravó la pena del aborto (solo permitido en el D.F) a 30 años (pena máxima) en todos los demás estados de México, incluso si se trata de una violación. Y lo ciudad Juarez es de terror, pero nuca he visto a nadie atemorizadoa con esta siniestra historia de cientos de mujeres (algunos dicen 3000) desaparecidas....

En medio de todo esto, que no decodifico, no entro porque en general no hay manera de romper las divisiones sociales, extranjeros en otro segmento, además prohibidos de opinar (art. 32) sobre la situación política en México. Por qué tan herméticos, por qué tan separados del resto del continente? No lo sé, pero es cierto que México es el bloque norte y se ve y se lee como América del norte, sin establecer puentes con las culturas precolombinas en América del sur. Y es triste porque a fuerza de cerrar compuertas, solo nos empobrecemos. Arrojar a alguien de su casa, no recibirla, es siempre una pérdida. No se dan cuenta??

Parto de la idea de igualdad en el pensar y el sentir, es decir que todo el mundo puede comprender un punto de vista si hace el desplazamiento, a no ser que eté patológicamente alienado (para mí las patologías del lenguaje incluyen el fascismo, el nazismo, en suma, los totalitarismos que borran al individuo, no lo incluyen en su lenguaje y los destruyen espiritualmente)- De eso estoy segura, pero la educación nacionalista, enardecida y patriótica que reciben los estudiantes, tal vez no incita a observar, escuchar, buscar, si no a quedarse sentados en el dintel de la puerta, a esperar qué? No lo sé, gran pregunta...

5 commentaires:

Abraxas a dit…

Que interesante reflexión sobre México...

Amand a dit…

No olvidemos que:
-México fue el pais más conquistado por los españoles.
-Que no hubo mestizaje, sino miscegenación. Prueba de ello es que se perdió toda la tradición que prevalecía en la cultura madre, esto es la prehispánica.
-La religión católica se impuso física y psicológicamente en los habitantes de Anáhuac. El lamento de "¿A dónde vamos?" del poema llamado Se ha perdido el pueblo mexicatl, no es un verso que forma parte de un poema de incertidumbre, sino que es una representación de una muerte violenta, del trauma de la Conquista.
En otro poema, después de que han destruido a sus dioses, claman: "¡Déjennos, pues ya morir,
déjennos ya perecer,
puesto que ya nuestros dioses han muerto!"
-El estado en el que quedó el pueblo fue de desamparo, confusión y soledad. Llegaron los jesuítas, quienes propusieron un nuevo orden a la vida de los mexicanos; tan bien lo hicieron que los educaron para servir y obedecer bajo el temor de dios. Tonantzin, la verdadera "virgen" y madre mexica, fue derribada y sustituida por la virgen de Guadalupe.
-La efigies, imágenes y rezos servían para mantener al pueblo dentro de los márgenes que convenían.
-Los códices -que es lo único que queda de la cultura prehispánica- siempre fueron "interpretados" a conveniencia. Los diarios de viaje de los españoles sirvieron para re-crear una realidad de conquista que nunca llegaremos a conocer.
-Los libros gratuitos de la SEP que se reparten en todas las escuelas mexicanas reseñan la historia de la conquista de acuerdo a ideales e ideologías de criollos y uno que otro mestizo.
-La Revolución y la Independencia en realidad fueron llevadas a cabo bajo intereses, primero para independizarse de la Corona y después para que unos cuantos obtuvieran el poder que hasta ahora se sigue detentando.
-En México está prohibido en las escuelas públicas enseñar a leer a los niños menores de seis años, cuando Masaru Ibuka, japonés, dice que "el jardín de niños ya es muy tarde" en su libro del mismo título.
-Basta ver que las campañas de elección gubernamentales se llevan a cabo durante la época de lluvias, que es cuando los mexicanos -aquellos que son mestizos con profundas raíces indígenas, generalmente- deciden su voto cuando el partido de turno hace proselitismo en sus ciudades.
-Es conveniente que el país (habitantes) no piensen tanto. Que se centren en imitar a las estrellas de la televisión.
-Si no se tiene cierto aire caucásico en las facciones, es difícil que obtengas atención y preferencia en esas tierras. Aunque tal vez sea eso lo que hace que México vea más hacia Europa o Estados Unidos, que ambos territorios hacia América.
-Mientras no haya educación y respeto por el mexicano, no dejará de haber violencia.
Veo a México como una mala madre (patria) que hace hijos a granel y no se hace cargo de ellos, no los educa.
-El miedo paraliza cuando sientes que no estás protegido por las instituciones.
-Herméticos y separados porque, en el fondo, México sigue siendo dirigido por criollos que no sueltan el poder por temor a perder eso, el poder sobre un pueblo, y su ganancia, claro.

El tema es largo, complejo.

Recibe un saludo.

Patricia De Souza a dit…

Interesante y puntual tu comentario, gracias. Yo creo que toda relación vertical es violenta. Cuando llega Cortés piensa que trae la civilización a unos salvajes. No es México la excepción, lo fue también el Antiguo Perú. Yo no soy historiadora y no creo en la infabilidad de la historia, pero creo que el mundo al que llegaron era también muy violento y cruel, de ahí al idea de que la Malinche, saliera de un cautiverio que le resultaba insoportable. Citaré algunos fragmentos del libro.

Magda Díaz y Morales a dit…

Es cierto, querida Patricia, al mundo al que llegaron Cortés y su banda, "era también muy violento y cruel", como eran (o son) los pueblos en el mundo. Recordemos, por decir alguno, el romano.

La Malinche, en mi opinión, no fue "célebre" por ser la amante de Cortés, sino por considerarse traidora a su pueblo al ser amante del conquistador. Y esta traición, palabra fuerte, tiene muchas connotaciones de las que sería largo, y complejo, hablar en este espacio porque sería largo.

¿Segun Barjau la Malinche se liberó de ls vejaciones y abusos que sufría como mujer dentro de los mexicas?, pues no se, vaya liberación al pasar a sufrir las vejaciones de un hombre patán como Cortés (qué tenía un harem) que le quita el hijo, Martin Cortés, la da a su capitan para que se case con ella y la aisla estando enferma (parece que de cancer) y así muere. Pero qué podría esperarse de este tipo si si dicen los cronistas que mató a su esposa cuando llegó de España.
Es un tema largo, ojalá pudieses leer a Fernando Benitez, y sobre la Malinche el libro de Margo Glantz.

Comentas que "es cierto que México es el bloque norte y se ve y se lee como América del norte, sin establecer puentes con las culturas precolombinas en América del sur". Pienso que México se ve como América del norte porque está en América del norte, ello es geográficamente y no puede verse de otra manera. Pero ¿sin establecer puentes con las culturas precolombinas en América del sur? ¿será? Y yo me pregunto: ¿Las culturas precolombinas de América del sur si establecen puentes con las culturas precolombinas de México? No se...

La llamada Conquista si bien fue en todo Latinoamérica, en México fue, como bien dice Amand, "especial" (no el el término positivo del tema). Miremos tan solo el estado cuantitativo: "En el año 1500 la población global debía de ser de unos 400 millones, de los cuales 80estaba en las Américas. A mediados del siglo XVI, de esos 80 millones quedan 10. O si nos limitamos a México: en vísperas de la conquista su población es de 25 millones, en el año 1600 es de un millón. Si alguna vez se ha aplicado con precisión a un caso la palabra genocidio, es a este. [...] Ninguna de las grandes matanzas del siglo XX puede compararse con esta hecatombe. Se entiende hasta que punto son vanos los esfuerzos de ciertos autores para desacreditar lo que se llama la "leyenda negra", que establece la responsabilidad de España en este genocidio y empaña así su reputación. Lo negro está ahí, aunque no haya leyenda", en Tsvetan Todorov, La conquista de América, el problema del otro (México: Siglo XXI, 1998).
Y hablando de religión, imaginemos: "La cristianización, al igual que la exportación de cualquier ideología o técnica, es condenable en el momento mismo en que es impuesta [...], el imponer la propia voluntad al otro implica que no se le reconoce la misma humanidad que a uno, lo cual es precisamente un rasgo de civilización inferior". Tzvetan Todorov, idem.

Y sinceramente no creo que México sea vertical ni cerrado respecto al mundo ni respecto a sudamérica porque igual diríamos al revés, sudamérica es cerrada respecto a México, y no es así tampoco. México sí tiene mucho de nacionalista, y esto no es tampoco en mi opinión nada positivo. Pero de eso a no estar abierto, creo que hay enorme distancia. Si así fuera, no habría viviendo en el país tantos y tantos y tantos extranjeros de todas partes del mundo y desde hace años, y con la libertad de hablar y hacer lo que les venga en gana.

Ahora, la violencia está fuerte, es cierto. Esta guerra con el narco está siendo terrible. La mala política, y etc., etc. Y poco qué hacer al respecto, tristemente. Ojalá que esto cambie, nada sencillo.

Patricia De Souza a dit…

Magda, gracias por el comentario que enriquece al mío con una mirada desde dentro, voy a pensar en lo que dices... con calma... bsss