Pages

jeudi, août 09, 2007

Los tiempos

Es curioso, o tal vez no, como veo los tiempos en que vivo. En Lima, siento que se vive en el presente del inidicativo, en Francia, en el pasado inmediato, que es el presente. La cantidad de cosas concretas que hay que resolver en Lima, hace que se tenga poco tiempo para pensar en soledad. Esta, casi no existe. Trato de aislarme para estar más presente, pero me cuesta! Sobre todo porque la calle, la gente, me jalan, y me da ganas de contemplar, hacer que todo entre por los ojos y me invada. Ya saldrá algo de todo esto, solo que tengo miedo de que la evocación se pervierta desde la distancia. Por eso, la inmediatez me parece necesaria. Es raro, porque la memoria, el estar constantemete tratando de recordar, es una búsqueda de marca de origen que no siempre se hace visible, además, se necesita justamente la distancia para verla. La perspectiva, sin espacio en el medio, es imposible!
Encuentro una frase de Maurice Blanchot sobre lo que significa escribir: ..."es el acto de estar siempre atento a sus propias interrogaciones"... "Una obra literaria, dice Blanchot, es para aquel que la sabe penetrar, un lugar de silencio, una defensa segura y una alta muralla contra la inmensidad hablante que se dirige a nosotros distrayéndonos de lo más importante"...

Silencio, te busco y te debo hallar...

2 commentaires:

IGGIX a dit…

siento algo parecido ahora q regrese de un viaje a la selva, alli, entre los senderos solitarios de sus bosques, el aroma de la tierra y de las hojas humedas, era posible: estar antento a sus propias interrogaciones...ahora me cuesta recuperar ese extasis en el estar en uno mismo, que la naturaleza provoca como un llamado aboriginal...
silencio en lima, se puede hayar...

Marie de Laos a dit…

Sí, es curioso cómo la literatura está dada en esos pequeños instantes en donde uno descubre que lo más importante siempre está en los pliegues de la realidad, en ese ir y venir de la ciudad se pierden los pensamientos y la soledad como los días nublados nos lleva a escribir casi en el borde de los sentimientos, y el borde está cerca de lo innombrable, por eso es difícil.