Pages

mardi, mai 11, 2010

Una transformación.. bajo el brazo de Alain Robbe-Grillet

Ecrire c'est lutter, c'était gagner ma vie comme les croyants gagnent leur paradis, Violette Leduc, La Bâtarde.


Creo que hay una fase en la vida de las mujeres (y los hombres) que cuesta atravesar, aquella en la que dejamos de ser jóvenes para ser personas maduras en el sentido más amplio. Las mujeres, muy pronto, empiezan a padecer una especie de muerte social, un ninguneo, una invisibilidad. Como ya no son objetos decorativios, ni de deseo (considerando que una mujer es "vieja" a partir de los cuarenta) sino de desconfianza, de temor, incluso. En las sociedades más misóginas, donde se cultiva el machismo con más fervor, esto sucede pronto, y las mujeres sufren una suerte de invisibilidad civil: nadie se interesa por lo que piensan, nadie las contradice porque no vale la pena, nadie las escucha y nadie las mira. Seguir caminando con la cabeza alta, con dignidad, cuesta, porque a veces son las propias mujeres las que no se hacen cargo de esta negación social y deciden actuar como si nada hubiese cambiado, maquillando ninguneos disfrazándolos de reconocimiento. Yo creo que también los hombres padecen lo mismo, pero a lo mejor a edad más tardía y su vigencia social solo desaparece con la jubilación (todos los ancianoas se hacen invisibles y eso es muy cruel), pero tampoco no son mirados, ni deseados por la mayoría de las mujeres jóvenes... reglas de la tribu dixit...
avanzar en ese sentido, sin miradas de reconocimiento (como promesa, como porvenir) no es fácil, todavía menos para aquellas mujeres que piensan, protestan y no se repliegan.

Pero esa es una etapa que hay que ganar con sabiduría y con dignidad, sabiendo que vivimos en un mundo en que también eso se ha vuelto una mercancía, no hay dignidad que resista, ni persona que la aguante...

cof, cof... terminado el libro de Edward Zaid sobre el papel de los intectuales en la sociedad de ahora, cada vez más impelidos al acomodo, al soborno....

Ayer vimos la película de André Techiné sobre las hermanas Bornte, que, en realidad era más la historia del hermano, con Isabelle Adjani e Isabelle Hupert y Marie France Pisier... qué vida, qué fuerza, y qué corta existencia! Al final, sale Roland Barthes, solo unos instantes, que ha aparecido por estos días en mis lecturas por su textos y su relación con escritores como Alain Robbe-Grillet, acusado de la muerte de la novela (sic), pero que siempre he encontrado genial. Genial proque siempre amó la literatura, y aunque el personaje ha sido controvertido (es solo un humano) creo que sus libros quedarán como un paso a la modernidad de la novela. Y hay que atreverse... como yo, a tomarme una foto en odalisca regordeta con mi héroe, en su casa de Neuilly. La proximidad es porque la cámara no era una desechable y tenía miedo de que no saliera. Pocas veces me he tomado fotos con los escritores y escritoras que admiro, pero, primo, porque se parecía mucho al padre de mi amiga Tatiana, a quien quería mucho, y porque RG me pareció siempre un personaje conmovedor, me lancé a petrificar nuestro encuentro. La otra es una foto en el Cusco, en el congreso más cálido e inolvidable que he vivido como escritora. Recuerdo que reíamos mucho, y claro, yo hacía muecas, siempre muecas, porque no me satsifacen muchas cosas, lo siento...

ps: no, el orden de las fotos, es al revés! En etsta última, Carlos Sánchez, Javier Arévalo, Rosella di Paolo, Carmén Ollé, Oswaldo Reynoso, Marco Martos, Giovana Pollarollo, Alfredo Pita, Edgardo Rivera Martínez, Domingo de Ramos y Miguel Gutierrez,entre otros...

9 commentaires:

Fernando a dit…

Patricia, estás hermosísima en esa foto a blanco y negro. ¡Qué hasta pareces estrella de cine!

Patricia De Souza a dit…

La belleza está en los ojos de quien mira...me dijo alguien, querido Fernando...

Rocamadour a dit…

La indiferencia, la invisibilidad para los cuerpos no deseados, las reglas crueles de la tribu. Y tu protesta surge con una voz que busca diferenciarse e imponerse con fuerza. Sobre otros que se defienden, se desentienden o se protegen en la oscuridad, siempre hay en ti una queja, una observación, un saludo afectuoso ya sea en tu blog o en tus novelas. Y en la medida que tu lucha siga, que tú sigas siendo como eres, seguirás contribuyendo a romper esas y otras reglas de la tribu. Seguramente serás una aguafiestas para muchos, pero yo hablo de mí, y con todo lo que tienes que no me gusta de ti -tu prisa, tus quejas, tu manera violenta e irrespetuosa de encarar a veces y tu crítica desde una posición intelectual de clase-, pero obviamente, no tienes por qué gustarme completamente y mucho menos ser complaciente y cambiar por mí; como decía, con todo, sigo siendo agradecido por haberme encontrado contigo, y porque hayas compartido un poco de tu tiempo conmigo y que hayas visto en mí potencial, cosa que realmente me ha reconfortado, así, con todos los defectos que tengo. Bueno, motivos sobran, me alegra que sigas escribiendo y leyendo ininterrumpidamente. Definivitamente fuiste y eres una presencia importante en mi vida. Un abrazo.

Patricia De Souza a dit…

Es un mensaje complicado el tuyo Rocamadour, no entiendo qué quieres decir con "posición intelectual de clase"... Tendrías que ser más claro para que te entienda. Las quejas son inmensas y no cesan, la irreverencia también, dependiendo de los interlocutores. Gracias por darme esa importancia en tu vida, también eres una amistad importante, pese a las distancias.. en fin, ya es tarde, y mi querido roc, me muero de sueño!!

環遊世界 a dit…

health&happy...

Rocamadour a dit…

Pongamos entonces, mirada de intelectual de origen y clase social alta.

Patricia De Souza a dit…

Curiosa definición... no te parece un poco arbitraria y prejuciosa??

Fernando a dit…

Querida Patricia, la verdad que yo no te veo así. Todo lo contrario. Siempre te veo en defensa de las mejores causas, de los más pobres, de los desposeídos y pidiendo por un nuevo orden de cosas dónde lo material no sea lo más importante que se tome en cuenta.
Una cosa no puede negarse y es que eres una intelectual. Como tal puedes moverte con facilidad entre los grupos y a pesar de eso creo que te identificas más con los que están en la parte más baja y en cierto modo tratas de hablar por ellos: te siente como ellos.

Y tus "quejas" je, ellas te hacen quién eres...

Patricia De Souza a dit…

Fernando, he tratado de organizar algo más o menos con sentido en mi último post... pero tu mensajes son siempre muy generosos, y es eso lo que siempre me empuja a hablar, el saber que todoas, todoas, siempre podemos estar a la altura.. Nosotroas que somoas tan valientes, decía Rilke...