Pages

dimanche, juin 22, 2008

L'ennui

Esta mañana leo en Le monde un artículo sobre la melancolía francesa. Francia se aburre, y justamente, aburrirse parece que fuera un pecado. Por eso votan pero Sarkozy, por eso el escepticismo que en lugares como Italia no es creativo sino sordo, encerrado? El aburrimiento es parte de la vida, tal vez proque nos pone en contacto cn lo ensencial y tal vez porque en Francia se vive en contacto con esa parte esencial es que muchas personas no quieren ver, pero que es la vida misma: que no estamos sino de paso, que somos vulnerables, que una economía floreciente no garantiza nada, que los bienes tangibles no lo son todo. Sí, luchar contra las injusticias y el sufrimiento sigue teniendo sentido, pero sin olvidar que somos seres espirituales. Yo veo las cosas distintas cada vez que me muevo: veo una parte del mundo convencida que la vida es la posesión, la propiedad, la imagen exterior, veo sed de certezas, fijedad, y otros que se atreven a vivir en el movimiento, que no se alojan ni se duermen en ninguna morada que no se la suya, que pueden, quieren acoger, sin miedo.

Pero el verde paraíso de los recuerdos infantiles, como escribía Baudelaire es algo que está ahí, presente como una falta, un manque, ese algo es tal vez sea la contingencia de nuestras vidas que no logramos aceptar y que se manifesta en melancolía, abulia. Desclávame mis clavos, oh nueva madre mía, verso de César Vallejo, que podría ser la súplica francesa que no desea saber que los clavos los tienen que desclavar ellos mismos. Y por eso creer que cerrar las puertas, las nuevas reglas europeas de imigración, sea la solución es solamente buscar una coartada para no enfrentarse con lo esencial, como los es en otras partes aferrarse a la idea de que nada debe cambiar y que podemos seguir así, con medio planeta en la total vulnerabilidad, total, piensan tal vez ellos, alguien hará ese trabajo por mí!!

1 commentaire:

MARICHUY a dit…

Patricia

Pues yo bien mexicana, pero en ocasiones soy presa de una gran melancolía, no aburrimiento, pero si una tristeza un tanto indefinible (¿existe esta palabra?)

Saludos