Pages

jeudi, août 05, 2010

Los agostinianos

No sabía que existía una palabra en francés para designar a aquellas personas que deciden salir de vacaciones el mes de agosto ("les aoutiens), el más caluroso, el más agotador para los que podrían empezar diciendo "je hais les voyages et les explorateurs", yo podría decir, huyo de los viajantes en el mes de agosto. Y esto porque se transforman en seres irreconocibles, formateados "a medida"| por la necesidadad de vacaciones, con la idea de lo que se deben hacer, sobre su idea de bienestar. Por supuesto no ignoro que hay una gran mayoría que solo puede vacacionar en esos meses, pero no me olvido que hay otra que nunca lo puede hacer porque no conoce ese concepto de "vacacaciones pagadas". La otra duda que me invade es si podemos universalizar esa idea de vacaciones occidental, y qué significa tener vacaciones. Muchas personas dicen: tener tiempo para leer y pensar... Es decir, que la vida laboral no da tiempo para esas dos cosas que son consideradas como esparcimiento (para mí es la vida ideal, trabajo, pero trabajo en el goce y en la plenitud), pero además hay que añadirle al deseo de "querer pensar", o leer, que se necesita atención, silencio, espacios serenos, y eso, es lo que menos ofrecen las vacaciones a "low cost" que propone la sociedad de ahora (por la crisis, por una masificación del turismo y de sus soportes que venden una idea tipo IKEA de lujo, aunque el lujo siempre s elleve dentro, y sea, ahora, poder pensar!!). Entonces, ¿qué es peor? quedarse en casa o salir al encuentro de nuestros congéneres para tratar de pasar un buen momento? Yo creo que esto último, pero, y ese pero es largo, a condición de que no nos convirtamos en maquinitas de consumo. Es decir, No al consumo a todo lo que nos formatee en un solo sentido y nos castre la imaginación (caray que perdemos la espontaneidad, o sea, el deseo como evento), saber elegir. Es un ejemplo fácil, eh? ¿Todoas necesitamos de la parafernalia informática que nos ofrece el mercado? No. La cuestión no es decir No si no en saber elegir...

leo un fragmento en una entrevista a un amigo de Finkelkrault, Glusckman y compañía (Pascal Bruckner), es una crítica a la generación que sirvió de soporte ideológico a la revuelta de mayo del 68: el hedonismo de los años sesenta ha preparado el triunfo del consumismo sin fin. Es decir, en definitiva, una negación del amor que valoriza más bien la espera, la madurez, la constancia.

De acuerdo en lo que significa el amor, pero ¿qué tiene que ver Mayo del 68???? El hecho de que los jóvenes tengan ahora más libertad no debería reducirlos a la esclavitud del consumo anulándolos como sujetos, el problema es que el capitalismo salvaje ha impuesto una regla irremovible: cuánto tienes, cuánto vales (convitiéndolos en abstracciones, en cifras)y que esto también se aplica al amor. Pocas personas se enamoran, o desean, las personas que ellas realmente desean, la mayoría desea el deseo de los otroas (es la mímesis de las masas, me enamoro del deseo dominante, en esto hay que leer a René Girard), pero no de su propio deseo, sobretodo aquellos más alienados o dominados. Si no hagan una pequeña encuesta y pregunten, sobre todo a mujeres (los oprimidos siempre tienen más dificultades para localizar su deseo), si están con las personas que deseaban y verán que las definiciones de "valor"| provienene muchas veces del exterior: mi mamá decía, mis amigas idem....

oh, oh... ya me fui por las ramas.... Y todo esto para decir que, me iré a pasear por la Garonne (ya no por los canales para seguir los consejos de mis amigos toulousanos, jeje) y luego leeré, trabajaré, existiré... ¿entienden? Es que, un detalle importante: viajar es una contradicción, por un lado es la fascinación de la sorpresa, por el otro, la mayoría de las veces, las cosas suceden simepre en nuestra imaginación. Aunque sí tenga imágenes intensas de Lisboa... olores, escenarios... y de Dublín, ese sonido de las gaviotas, la comida en la playa, el paseo por el mar con Laurent, Fiona, Molly... Siempre, es ese contacto humano que me fascina, más que los paisajes, que es como mirar una tarjeta postal, o la naturaleza...

Si me siento feliz en Francia es porque a todo este entorno se añade ese valor humano importantísimo...

Ah, otro detalle importantísimo: creo que con mi paso por Barcelona, mi taller (que fue vitalizante y enriquecedor) he asistido a uno de los malestares más importante de nuestra época, a las crisis enérgétivca que nos espera, al problema de la habitación (ver Un cuarto propio de Virginia Woolf) , al problema de poder pensar en este barrullo y laberinto (ver la idea de "atención" en Simone Weil), y sobre todo a la interroga|ción que se nos plantea como urgente: inventarnos nuestra propia idea de lo que es la felicidad y el bienestar. Creo que Barcelona es uno de los lugares dónde se podrán medir las consecuencias de los choques migratorios de nuestros tiempos y la incapacidad ( y falta de voluntad política) para comprenderlos (por falta de atención, una vez más, y de tiempo), pero también  donde se leen rasgos importantes de la crisis de civilización a la que asistimos (sobre el valor del dinero) que no es solo económica, sino también de contenido interior, de falta de contenido interior. Y de ahí ese ruido terrible, cuando hay demasiado ruido es por miedo al vacío dicen, o el horror vacui, o que no tenemos nada qué decir y hemos perdido lo más preciado: la creatividad...

Foto: Los bordes de la Garrone, en Toulouse...

9 commentaires:

Ana a dit…

Interesante el post sobre el tiempo libre y su gestión. En el Perú hay muchos trabajadores que se encuentran bajo la modalidad de "recibos por honorarios" y nunca tienen vacaciones. Se supone que deben contentarse con los feriados-puente.

Te invito a visitar mi blog http://finashierbas.wordpress.com

(He colocado tu blog entre mis blogs favoritos).

Anonyme a dit…

Quizás los días que has pasado en Barcelona han sido muy pocos... Porque voluntad de asimilar el choque migratorio la hay... y de sobras. Es lo que pasa siempre con nosotros: nos reducen a cuatro tópicos vehiculados por ciertos medios de comunicación y a cuatro comentarios desinformados y malintencionados. En fin, no sé si ni siquiera vale la pena intentar explicar lo que realmente pasa en Barcelona y Cataluña. Quizás deberías pasarte por cualquier escuela de la ciudad y ver si existe o no esa voluntad que niegas.

Patricia De Souza a dit…

Gracias Ana... Sí, en el Perú, y otros países, ¿cuándo nos podremos preguntar sobre qué son las vacaciones, eh?

Patricia De Souza a dit…

Bueno, lo de la crisis energética lo dije porque pasé 3 días sin luz, y luego hubo avería con el agua. Cierto que Barcelona tiene problemas de abastecimiento de agua y luz, eso lo sé y me cayó encima, eso es todo. En realidad quise decir problemas para "comprender", y ya hice la corrección, lo que está pasando en estos días. Siempre trato de ser honesta con lo que percibo, si no, este blog no sería un ccuaderno de notas, pero no soy categórica, o intento no serlo. La próxima vez visitaré una escuela... lo que sí es que hay algo sordo, un ruido constante que no permite comunicar. Tal vez sea esta Torre de bebel en la que vivimos ahora. Ycreo que las escritoras, y escritores lo percibimos con más intensidad....

Anonyme a dit…

Yo no había hecho ninguna referencia a lo energético, pero ya que mencionas el tema... No sé si has estado alojada en la misma ciudad donde yo llevo viviendo toda mi vida, pero puedo asegurarte que Barcelona no tiene ningún problema de abastecimiento. Los cortes de luz o agua son puntuales y debidos a dos causas: una avería o que el usuario del servicio no haya pagado los recibos.

Patricia De Souza a dit…

Supongo que es la misma ciudad, lector anónimo, las mismas calles, los mismos cafés... averiguaré, pero creo que barcelona compra agua (o electricidad) a Montepellier... no creo que sea alarmista, solo que a mí me tocó estar sin liz. Y sí, las casas y edificios de la Barceloneta están deteriorados y quizás sea la razón... no soy urbanista, solo una escritora...

Patricia De Souza a dit…

Acabo de revisar en Internet y texto, según la ATLL (aiguas del ter-llobregat) para el año 2025, Barcelona tendrá un deficit de 65% de agua debido al aumento de la población (11%), por aumento del consumo por habitante y por la contaminación de recursos...

eh, eh? qué me dicen, ca suffit de buscar en Google...

Anonyme a dit…

¡No he podido más que reír cuando he leído lo de Montpellier! Lo siento. Barcelona se abastece de los ríos catalanes, al menos de momento; en el 2025 Dios dirá!! Lo que sí ha sucedido es que en momentos de sequía se ha hablado de hipotéticos trasvases.
Por mi parte, doy el tema por zanjado. Espero que, en futuras ocasiones, tengas la oportunidad de conocer la Barcelona de verdad.

vg a dit…

Al igual que el anónimo que comentó antes, no veo qué tiene de particular Barcelona para ponerla como principal ejemplo de la "incapacidad" (sic) para comprender y medir los choques migratorios y los rasgos de la crisis de la civilización. Sin duda, por aquí estamos más retrasados en ese sentido que nuestros vecinos del norte, como prueban disturbios como los de Grenoble.

Un saludo