Pages

samedi, février 14, 2009

la mujer, el otro

Después de haber visitado una expocisión de Giorgio Di Chirico, el Palais de Tokyo, la tienda Virgin en los Campos Elíseos, pensaba en cosas adyacentes a mi post de ayer. Que es seguro que ningún hombre se siente en peligro sino relaciona su inteligencia a su viriliad, es decir que una mujer inteligente, no lo pone en peligro (ni lo va castrar) sino que lo enriquece como cualquier otra persona que no tiene el mismo punto de vista. Justamente una reacción legítima y dignna en una mujer es por lo general no soportar ningún tipo de vasallismo, sobre todo, frente a un hombre. Este poder, de masculino, femenino, débiles o fuertes, tiene que ver con la economía, es ella la que hace los cortes y mientras las mujeres, o cualquier otra minoría, no posea poder económico, no será escuchada ni atendida. Porque aceptar la relación de igual a igual, es aceptar a ese otro, no como un adversario ni un peligro, sino como un ser humano, como cualquier ser humano, antes que un cuerpo, antes que nada, una hermana. Ese es el desafío. Y aunque no nos saciamos de decirlo, combatiendo cualquier teoría esencialista sobre lo que es la femineidad o la virilidad, es letra muerta mientras a sociedad no la viva como una realidad tangible, no solo en ideas, sino en gestos concretos. Mientras ese desfase, entre la idea y la praxis se mantenga, nada cambia, es solo un discurso políticamente correcto decir: yo no soy misógino, yo no soy machista. Empieza por la afirmación, pero debería terminar en la acción. Pocos hombres aceptan ser recusados, puestos en duda, o mirar a una mujer como si viesen a otro hombre. Pocos. No lo deciden, lo peor, es que padecen esto como un legado cultural, no son individuos, son parte adherente y necesitan de esto para aceptados en sociedad y mantener intacta su virilidad, que está vinculada a la especie y a lo más básico. Pero como somos seres de conciencia, seres simbólicos, la revolución empieza por unoa mismo, por ser autónomoas y lavarse cada día de los prejucios. Hombre y mujeres, al final todos estamos solos ante la adversidad, y nada nos hace más humanos que la enfermedad o la muerte. Ahí, hay masculino o femenino?

1 commentaire:

José Luis a dit…

Hola, sabes que de pura casualidad caí en tu blog y me parecio muy inetresante, sobre todo este último post. Y dejame decirte que tienes mucha razon sobre lo que mencionas, hay muchos hombres que siempre quieren verse superiores a la mujeres y cuando esto no sucede se refleja en el plano sexual. Creo que en algun momento tambien solia tratar a la mujeres de igual forma, afortunadamente eso ya es cosa del pasado, pero lo mas grave es que cuando creia que esto era como una herencia de padre a hijo o de abuelo a nieto, durante todo este tiempo me he dado cuenta que quienes mas predican este tema son las mismas mujeres que inculcan dichas creencias en sus hijos e hijas (voluntaria o involuntariamente).
Nuevamente muy interesante tu blog.
Ojala nunca pierdas la humildad ni te despeges del suelo
Saludos.