Pages

jeudi, juin 14, 2007

Tachid Taha, Nin


Ayer fui a la presentación del último disco de Rachid Taha, cantante nacido en Orán (la misma ciudad que Camus). Disco que contiene clásicos de la música popular árabe en versiones modernas (recmiendo buscarlo en Itunes, o cualquier otro lugar donde oírlo, es excelente). Sempre me ha gusad Taha por esa actitud libre que siempre ha mantenido. Tengo que decir que además tiene un encanto fuera de lo común (además de ser muy guapo). Lo presentaba un erudito kabil que conocía de maravilla la cultura árabe, vastísima y compleja. La verdad que yo no conozco mucho sino son algunos clásicos. Luego fuimo a comer a un restaurante kabi, en la Butte aux Cailles, en el barrio 13. Despu´s de días de inapetencia por el trabajo, comer un verdadero cous-cous, fue todo un acontecimiento.
Termino el último tomo del diario de Anais Nin y caigo en na parte donde habla de su relación con Rango y Zara (cuando regresa de visita a París luego de varios años en los Esados Unidos), ambos peruanos, creo que del cusco, a quienes Anais Nin ayudó durante un tiempo. Primero porque tuvo una relación (tempestuosa) con el tal Rango y luego, porque su situación social y económica, la comprometía... Creo que pocas autoraes, sino es André Gide o Michel Leiris, se han observado con una mirada tan lúcida. Nin siempre ha sabido recnocer su rostro,s ea cual sea, trascenderse, no amargarse, inlcuso cuando a más de 50 años tiene que editar y distribuir sus libros ella misma. Es una lección de vida porque en la amargura y en la incpacidad de no poder trascender la frustración hay mucha mediocridad, mucha rabia, y poca capacidad de creación. La carencia no es bondadosa, pero hay que trascenderla sea como sea. Transcribo unos fragmentos sobre su regreso a París:

En medio de su decorado antiguo, París siempre es joven porque su vida es interior y siempre se renueva (...) Sufría por la ausencia de aquellos que había amado en el pasado. Pero cuando una vida es vivida por su sentido, para la creación de una esencia poética y filosófica, entonces lo que queda del pasado es poesía, no angustia, muerte o pérdida.
(...)
ese brillo de París no solo proviene de mi pasado, es un componente de gracia e inteligencia, de amor, placer y sensualidad.

(..) Inteligencia de los periódicos, de los rostros, de todas las conversaciones (pienso en la conversación de ayer entre una estrella pop, Taha y el erudito árabe!). Nada de frases prefabricadas. Identidad. Carácter. Estamos muy lejos del caos, de la confusión y de los robots que piensan y dicen cosas previsibles. Es que América ha perdido su sabor? Estos son descendientes de Proust, de Satie, de George Sand.

(...) Había escapado del egoísmo de cieras personas, de la autodestrucción de los otros, del mundo oscuro de Rango y Zara. (...) Me sentía ligera, saltando como los niños de piedra en piedra...

De alguna forma Anais Nin sabía que todo lo que veá sería convertido en literatura y que alguien, yo, tú, la leeríamos. Es esa generosidad de escribir en los mejores y peores momentos de su vida que podemos agradecer. Esa belleza que nos entrega y que nos llega ahora, en el presente.
Foto: portada del último disco de Rachid Taha.

2 commentaires:

Carla a dit…

espero con ansias el sábado para poder abrir el paquete que intuyo, contienen los diarios II y III que vinieron desde el País Vasco y que serán mi mejor regalo de cumpleaños, y que permitirán que también sea generosa conmigo, a través de los libros, de esas frases deliciosamente encadenadas, mientras me contagia esa forma exaltada de encararse al mundo. y eso, para una cobarde, es un gran regalo.

caborca a dit…

Tu nombre atravesado en la calle...

http://www.youtube.com/watch?v=eFfP88rccgA&mode=related&search=