Pages

dimanche, mai 20, 2007

Las palabras


Estaba pensando, siempre lo pienso, en la importancia de las palabras, de una frase que se queda para siempre, que nos ha hecho felices, o que nos ha herido...


he estado pensando mucho sobre el hecho de que haya empezado a escribir un texto directamente en francés y que (curiosamente) sea una forma de sentirme más cerca de mi idioma materno. No sé si todos los que escribimos en América hemos sentido un conflicto con el idioma como sucede con otras regiones culturales y linguísticas. Pienso en el quechua, idioma que se habla todavía en muchas regiones del Perú. Yo creo que mi conflicto empezó con el castellano y terminará con él (aunque, quién sabe), con sus peso simbólico, con sus alienaciones. Pero entiendo que también hay conflicto y violencia para los que hablan un idioma impuesto y que no es un idioma materno. Quizás el hecho de escribir en francés significa, limpiar de toda carga del presente a mi idioma materno, no lo sé. Me resulta raro. Otra forma de estar presente aquí, ni idea...

Hoy llueve porque en París siempre llueve, y por eso Vallejo habló del "aguacero", pero esa lluvia en el jardín es una lluvia verde, florida, y creo que a mí me encanta la idea de cobijarme dentro de un lugar de la lluvia. Pero es cierta una cosa que acabo de decirle a una persona, París es casi siempre un escenario que poca gente disfruta con espontaniedad. Es decir, es tal el mito, que es como cuando se relacionan con una estrella de cine, desde la reverencia o la afectación tonta de la admiración. No sé, si alguien me preguntara qué es lo que no gusta de esta ciudad, es su lado afectado, su lado my burgués, muy previsible, y a veces, aburrido. No hay ese fulgor popular de las sociedadades del sur (tambén por el clima), que todavía existe en España y que hace la vida más ligera. Entonces la ciudad puede transformarse en un escenario, impenetrable y pétreo. Jsustement, acabo de ver El año pasado en Marienbad, un título que siempre me impresionó por su belleza, de Alain Resnais, con scenario de Alain Robbet-Grillet. Y es alucinante ese desfile de máscaras, de seres sin vida. Una crítica feroz, como la de Luis Buñuel en El discreto encanto de la burguesía, a la sociedad europea. Una frase de Buñuel: Hay que aprender a ser nuevamente rebeldes.....


Y festival de Cannes empezado, se anuncian películas en todas las salas de cine de París, una de Catherine Bhreillart con Asia Argento, que es estupenda actriz y simpatiquísima, auténtico bête de cine... Y con esta lluvia, adivinen qué! Escucho a Joaquín Sabina, o Mercedes Sosa....
Foto: Asia Argento
Tarde: hoy decidí salir pese a la luvia que no ha cesado. Incursión en el café Los editores, en Odeón, cambio de ritmo. He encontrado una frase de Georges Steiner que podría explicar el hecho que escriba en francés: El idioma es la ventana a la vida. Para aquel que lo habla él determina las dimensiones, la perspectiva y el horizonte de una parte del paisaje total del mundo. Aprender otro idioma además del materno, es penetrar su sintaxis, abrir una segunda ventana sobre el paisaje del "ser", es escapar de una existencia que está, parcialmente, en el confinamiento de la aparente evidencia, de unos lentes con un solo espejo monócromo. Corrosivo, precisamente porque la mayoría de las veces lo ignoramos.

3 commentaires:

conde-duque a dit…

Me ha gustado mucho esta entrada, Patricia.
Ese conflicto es el que consiguieron superar, y de manera muy brillante, escritores como Cioran y Nabokov. La "conciencia del idioma" -y, en cierto modo, la antinaturalidad que conlleva- les dio una fuerza expresiva increíble. Es un lenguaje consciente de sí mismo.
Un saludo.

Bitchie4ever a dit…

Hola Patricia
Difitivamente la palabras puede evocarte a una atmósfera como lo haces tu cuando escribes aquí utilizar otro idioma creo que estoy bastante deacuerdo con lo que escribe Georges Steiner , el idioma es una ventana a la vida a la vista de nuevas ideas cultura, dependiendo claro de la perspectiva.

Y en cuanto a lo que escribes de París mm debe ser algo especial vivir ahí, difrutar de esos momento pero tambiñen mm capatando de que pueda se un ciudad muy burguesa te lo puedo creer con facilidad.

Buenos saludos, nos vemos.

caborca a dit…

Curioso el matiz burgués y aburrido al que se refiere Patricia. Otros amigo francés lo atribuye al carácter fuertemente estratificado de la ciudad que por momento es impenetrable para los que no pertenecen a ciertas jerarquias. Sobre las palabras este fin de semana se publicó algo sugestivo de David Grossman, que las pone en relación con la violencia, y que da pistas sobre los momentos que vivió Peru con Sendero y vive aún Colombia con las FARC. La apatía, el cinismo y la desesperanza que provocan situaciones distorsionadas “En realidad, es un proceso absolutamente comprensible: después de todo, la riqueza natural del lenguaje humano y su capacidad de expresar los matices y los hilos más delicados de la existencia pueden resultar profundamente hirientes en esas circunstancias, porque nos recuerdan incesantemente esa pródiga realidad de la que nos han despojado, su verdadera complejidad, sus aspectos más sutiles. Y cuanto más irresoluble parece la situación, y cuanto más plano es el lenguaje empleado para describirla, tanto más se reduce el discurso público”

Por eso propone que en el escritor se filtre lo humano porque entonces ya “no hay congelamiento ni parálisis, no hay más status quo . Incluso aunque a veces creamos equivocadamente que hay status quo , incluso si algunos se esfuerzan por hacernos creer que lo hay. Cuando escribo, incluso ahora, el mundo no se cierra sobre mí ni se vuelve tan estrecho: da muestras de abrirse, de tener un futuro”.


Les dejo la dirección
http://www.lanacion.com.ar/edicionimpresa/suplementos/cultura/nota.asp?nota_id=909893&origen=premium