Pages

mardi, mai 08, 2007

La ley salique (sádica)

Ayer han pasado los sondeos de cuales son los sectores que han votado por Segolene Royal y los que votaron por Sarkozy. Los votantes de Segolene Royal, son en su mayoría jóvenes entre 18-25 años (edad más idealista) y funcionarios, además de los habitantes de los suburbios o barrios pobres. Los de Sarkozy son las franja de 35-45 años y los sectores también populares (obreros), curiosamente. Mienstras pensaba en las razones por las cuales podía haber perdido Royal, se me ocurría que era a raíz de esa imagen de mujer conservadora, madre todopoderosa, que molestaba a mucha gente. Royal es víctima de su clase social que posee en el fondo los mismos valores de la derecha a nivel social (familia, la república post monárquica) , en ese sentido la sociedad francesa es muy conservadora y ella no escapa de eso, lo que la alejó de los sectores más progresistas que votaron en blanco y que no deseaban una sexuación de la política, es decir, que ella pusiera por delante el hecho de ser mujer.
Ahora no hay que olvidar algunos hechos históricos, Francia es el país donde la mujer adquirió el derecho al voto solo en 1944 y la posibilidad de trabajar sin permiso del marido en 1965!! Parece increíble pero, es. No me imagino a mi madre pidiendo permiso a mi padre en los años sesenta!!
Cierto la misoginia, desde que se estableció la ley sálica, en el instante en que la monarquía sucumbía (1789) es revelador. Aunque hayan habido Caterinas de Médicis, o Juanas de Arco, la mujer, en Francia se mantiene en estado de pasividad en la actividad pública. Eso explica porque las personas que más han votado por Sarkozy son aquellas que ya tienen familia y que desean que se conserve sus derechos y modos sociales proque una mujer en el poder, sea como sea, representa una modifcación de roles y eso es inaceptable. Se supone que esto puede tener que ver con el hecho de que se vive en Francia la reminecencia de una república monárquica (el rey era represetante de dios) y eso se mantiene hasta ahora. Si Laurent Fabius, de las filas del Partido socialista se preguntó: quién cuidará de los niños? es porque la mujer de Francia tiene muy asignados sus roles, por más que la Mariana sea una mujer, pero una estatua, además inspirada, la última en una modelo, Laticia Casta (sic.sic) y solo el hombre representa a dios. En suma la clase social es determinante, Segolene Royal representa a una clase privilegiada capaz de autodeterminación, minoritara. Y esa es una de las razones por las cuales las feministas la detestan! Lo que no se entiende es una cuestión simple, si la masonería masculina no permite el acceso al poder a las mujeres, quién abogará por ellas? Las guardianas del templo, las conservadoras y más solventes, no quieren que les pongan en duda la vigilancia y el tiempo que dedican a sus cachorros, pero las otras, las más débiles, tampoco se reconocen en una mujer independiente solo por una cuestión social (porque se viste con Channel o usa maquillaje???), olvidándose de las ideas, es decir, después de leer las declaraciones y oír las opiniones de una lado y del otro, me hace pensar que estas son querellas intestinas, pequeñas, que no va a lo esencial. Es una osposición de clases sociales y de identidad más que un análisis sobre los contenidos de las respuestas. La igualdad sigue siendo un reclamo legítimo, pasado por encima del género. Y no hay que bajar los brazos.

1 commentaire:

caborca a dit…

Los dos últimos correos de palincestos confirman la ecuanimidad de la visión que tienes de las cosas. Mientras los leía andaba conociendo a algunos franceses que llegaron a estas tierras: “ En cierta oportunidad, el padre Federico Ladrón de Guevara, de la compañía de Jesús, llamó a Charlotte ´ mujer de reputación manchada ´ y subrayó que Francia era históricamente ´ guarida de liberales y madre de revoluciones anticristianas ´. Lo recuerdo bien porque fue entonces, como si se tratara de responder a aquellas acusaciones, que Charlotte me citó una noche en el porche de la casa. Acababa de caer el primer aguacero de abril, y en el aire estaba todavía la humedad de la tierra, el olor de las lombrices muertas y del agua estancada en las acequias, las nubes de mosquitos como redes flotantes. La frase más redundante suele ser la que anuncia los momentos definitivos de la humanidad: ´ tengo que algo que decirle ´, dice la persona que – evidentemente- tiene algo que decir. Charlotte fue fiel a esa tradición de la superfluidad. ´ Tengo algo que decirle ´ me dijo. Yo pensé que me iba a confesar de una buena vez lo que había ocurrido en el fondo del río Chargres, ese terco misterio insobornable; pero ella, acostada en la hamaca y vestida con una túnica de color naranja y un turbante rojo en la cabeza, me dio la espalda pero también la mano, y allí mismo, mientras del cielo se desgajaba otro palo de agua, me contó que estaba embarazada ” ( Juan Gabriel Vázquez, Historia secreta de Costaguana, edit Alfaguara, pag 166). Eso era en 1886. Hoy Francia anda por la derecha y a las mujeres no las censuran fuera del país, sino los mismo votantes.