Pages

dimanche, mai 13, 2007

domingo


Valle de los lobos, domingo 13 de mayo


Acabo de ver qué raras son las fechas, qué significan, una manera de detener el tiempo, de darle una partícula de verdad.... Hoy el día ha sido luminoso, sol radiante, paseo por el parque tocando los árboles de Chateaubriand, su cedro del líbano, su ciprés calvo de Louisiana, su castaño, sus marroneros, etc... pienso en que él, que amaba América, hubiese adorado el Perú.... quién sabe. He filmado un video que no puedo colgar, pero que intenté enviar a una entidad cerrada, una especie de mónada (no comments)...


ahora leo la frase Chateaubriand y la entiendo: "Parto hacia mi casa, qué felicidad entrar en esa paz y encontrar a mis árboles"


Tengo una imagen muy clara, aquella en la cual C, describe cómo ha plantado su cedro, cómo le dará sombra en verano y calor en invierno, pero en ese instante, cuando escribe Las memorias de ultratumba, es él quién le hace sombra! Ese título, Memorias de ultratumba hay que entenderlo en su contexto: primer periodo del Romanticismo francés en el que la relación con la religión se había transformado en un acto de libre albedrío, individual y secular, pero siempre marcado por una simbología bíblica: el más allá, la esperanza en otra vida...


foto: en el jardín de Chateaubriand... si en la anterior foto (casa de Hugo) no se veía nada, ahora más que mi adorado cedro, se me ve a mí... pero mi cedro está, está ahí, solo con bajar puedo tocarlo y sentirlo...
sí, sí, sí...


3 commentaires:

José M. Ramírez a dit…

Tu mensaje se entiende perfectamente en el marco de la relación personal, íntima, con lo divino.

La relación con los árboles es tan importante para mi también. Abrazar un árbol es una experiencia inefable.

Saludos, José.

conde-duque a dit…

Muy guapa. La casa-museo de Victor Hugo se merecía un post más largo, para que podamos revivir todos la experiencia.
Un saludo.

Jorge Ampuero a dit…

Esencialmente interesante.
Saludos y palmas poéticas para ti...