Pages

vendredi, octobre 12, 2007

Abrirse

(gracias) Vengo de un café en la calle Amsterdam, uno de los pocos que están al sol, con terraza, porque son pocos, no entiendo el por qué. Hay una forma en la que el pensamiento se libera cuando el cuerpo se siente libre y reposa. Por eso los anacoretas se iban al desierto, para no encontrar nada que distrajera su mirada. Yo no estoy en reflexiones tan extensas, apenas un grano de sable, pero he encontrado un fragmento sublime de G. Deleuze, es la música que me gusta oír. Hablando de la racionalidad y la forma de pensar occidental, la tendencia del sujeto al ser, esa ontología que viene desde Platón (no es complicado, du calme!) él opone el pensamiento del desierto, de la estepa, de la pampa, si quieren, el pensamiento de nómada: jamás reposa en una estructura única, sino múltiple. Pero su idea también es otra que toma de Kleist, a quien no he leído, el pensamiento del hermano y la hermana (así, nunca soloas) en la que el que habla formula y antes de tener clara una idea ha sido relevado por el que escucha. Esto para decir que en ese movimiento del diálogo, en ese ir y venir hacia el otro, por la palabra, algo sucede, y algo se nos revela, poco importa la forma. Lo que impresiona en Deleuze, es que es una forma de pensar, para muchos peligrosa, para aquellos que buscan verdades universales, que quieren cosas fijas y tienden al pensamiento cerrado, finalista. Y justo ayer por la noche se me ocurrió una cosa a raíz de una presentación de la obra de una autora, aquí, en México. Había escritores, algunos, muy conocidos, pero lo que transmitían no era sensibilidad, atención, en suma, un poco de sabiduría o talento para vivir, sino, mandarinazgo, pedantería, oficinismo y desconfianza ante su público. Resultado: había cuatro gatos (eso es todo lo que convocaron), entre ellos yo porque hablaba alguien a quien conocía (la única intervenció interesane, arriesgada) y quise ser porosa, además se hablaba de una escritora que no concía y la curiosidad me jalaba. Creo que ese tipo de verticalidad entre la literatura y el público, va a desaparecer (es decir el público abajo y los que toman la palabra arriba, entienden?). O los escritores se dan cuenta de que la creación es un complemento, una forma de estar en el mundo y enriquecerlo con sus miradas, por más encerrado que se esté (un ejemplo, Rilke) de alguna manera atenta, sensible, moderna, y menos soberbia, o están demás. O entienden que escribir no es difícil, con los talleres de escritura ay cientos, miles de personas que pueden alinear muy bien tres frases, hacer un argumento, contar una historia, y configurar una trama. Tienen que entender que no hay oficio, ni profesión de escritorao, sino vocación: no hay elección. Vamos, casi lo juro, hacia una horinzontalidad de la comunicación (una ampliación del forum griego, como lo dijo Julia Kristeva) y de los códigos de valor estético, abajo las tiranías del dogma o del gusto en el canón. las personas podrán poner sus textos por Internet, producir sus propios libros... vamos hacia una multiplicación de fromas de producción. Me gustó oír a Regis Debray decir que el teatro sino se modernizaba, sino entendía que vivíamos en la época del audiovisual y que el cine lleva la orquesta, iba a desaparecer. Pasará los mismo con los libros, los editores clásicos desaparecerán porque nadie hará caso de sus elecciones. Ojo, con Lessing, se premia una trayectoria, no solo una producción. El oficinismo de algunos escritores es a veces consternane, pero es humano. Todo es humano, tan humano, pero hay una forma de cretinismo, la misoginiam que ha despertado el premio nobel por ejemplo y que me imresiona.. Ess como para apartarse, es la desconfianza, las ganas de poder de todos los débiles que utilizan el lenguaje no para exponerse, para reconstituirse, sino para tener poder, para ascender socialmente y presentarse como creadores, creadores, de qué, de estupidez? Godard decía que todo el mundo se presenta como creador, pero primero, que aprendar a tocar su propia música!!!


Y ahora, Amadou et Mariam... http://fr.youtube.com/watch?v=iju1_DhH2Qs

ps: leo en le periódico que la población quechua ha hecho respetar sus derechos frente a la explotación de los recursos naturales.... como para pensar que la dignidad puede conquistarse... allez!

4 commentaires:

Fernando a dit…

Bonita cancion.
Es bueno que hayas o haya traido a colacion el tema de las relaciones jerarquicas en contraposicion a las horizontales (simetricas o asimetricas segun la sociolinguista Deborah Tannen). Debo agregar que no solo ocurre a nivel de los escritores. Ocurre a nivel general en latinoamerica. Herencia quizas de la monarquia, el autoritarismo y que se refleja en el afan de usar titulos para destacarse, diferenciarse (Lic., Dr., Ing.)y si nos podemos a ver no tan lejos de quienes utilizan cadenas de oro, collares, etc...o ambas cosas a la vez para lograr los mismos objetivos.

mariatana a dit…

lucidez, generosidad, vitalidad y, sobre todo: coraje
merci

caborca a dit…

Esta esta entrada tiene la fuerza que uno debería encontrar siempre en las mujeres. ¡¡Buena esa!!.

Baakanit a dit…

"uno de los pocos que están al sol, con terraza, porque son pocos, no entiendo el por qué"

Muy buena tu pregunta, creo tener la respuesta. Cuando me mudé a New York hace unos años me decía a mí mismo? Estos gringos están locos, pagan para sentarse a comer o a beber bajo el sol. En mi país hay muy pocos establecimientos en los que te sientas afuera a tomar sol, los lugares al aire libre la gran mayoría utilizan toldos.

Para hacerte la historia más corta y no cansarte,la respuesta está en el color de la piel, en nuestra cultura latinoamericana. No nos gusta tomar sol, nos ponemos prietos, la blancura es algo que nuestras mentes boba es algo admirable.

A los blancos les gusta tanearse, como en los países de "primer mundo" tienen inviernos, el buen clima se venera y se aprovecha, después de un tiempo viviendo aquí disfruta de sentarme en un restaurant o café al aire libre.

En cuanto a la pedantería... yo creía que eso era un síndrome de los escritores de mi país, pero por lo que veo otros países también tienen este tipo de semi-dioses a quienes "hay que rendirles pleitesía"

La red de internet a revolucionado el mundo, ha permitido una conversación que de otra forma no hubiese sido posible.

Saludos

(De nada)