Pages

jeudi, juillet 10, 2008

aguas movedizas

Mientras más leo, creo que aumentan mis dudas. Hoy encontré un fragmento del diario de Simone de Beauvoir excelente, después de haber estudiado la filosofía se da cuenta de que es casi imposible crear ideas en las que nos reconozcamos plenamente, imposible fundamentar un orden en el plano del conocimiento y la moral. Nos movemos en aguas movedizas y cambiantes, de ahí que tengamos la sensación constante de desarraigo. El acomod es diario y no siempre resulta bienaventurado.

A mi regreso de Guadalajara contemplaba el paisaje y me doy cuenta de que en el Perú la cordillera de los Andes divide el territorio de forma rotunda y nos da la sensación de hallarnos en otro mundo. El paisaje mexicano que vi a través de la ventana del autobús (con Internet!) era más suave, más plano y menos escarpado, aunque esa es solo una parte, pensaba en esa sensación que siempre me han inspirado las montañas en el Perú y que no sé si volveré a sentir, ese lado inaccesible, pero también espiritual de su soledad. Necesidad de espiritualizar lo que se vive, ya sea a través de la música, de la escritura, la lectura, o las conversaciones, cosa que me hace falta ahora, a no ser que no sean por Internet. Qué cambia en la conversación frente a frente? Que tenemos una mirada, un rostro, y una presencia que hace que ese diálogo se haga concreto y sensible y más espiritual.

video

video: una pequeña imagen de Guadalajara con amigas, en el taller de una artesana muy simpática, me gustaba su manera de hablar...

Aucun commentaire: