Pages

vendredi, février 05, 2010

Cuando el cielo es un infierno

Y el cielo parece haberse vuelto un infierno: lluvias torrenciales en todo México, en Brasil, antes, en Perú y Bolivia... Y hoy es de nuevo ese cielo mexicano espléndido, azul añil, de nuevo esa indulgencia que hace que México tenga algo de paraíso (y de infierno), pero también algo exaperante, algo que no podemos descifrar fácilmente sino es metiéndonos en las entrañas, hurgando, mirando, dejándonos atravesar (como dijo Alexandre Jollien) por estos rostros, por todos esos personajes mitológicos que persisten en la memoria. México me produce una sensación intensa, apasionada, ciega, pero también frustrada proque todavía floto, rozo, no entro...

Y hablando de ese libro que hay que leer para ver qué contiene: Elogio a la debilidad, yo quería hacer mi propia síntesis sobre mi debilidad, debilidad para renunciar al afecto de los demás, a sus miradas, a sus manos, a sus olores, a sus risas, a sus movimientos, no poder renunciar a ese amor apasionado, loco y trágico por la vida. Siempre he pensado que algo nos hace tremendamente trágicos, ese amor por la vida.

O podría ser como una devoción piadosa, fértil y serena como la de Francisco de Asís... Es un personaje que siempreme ha llamado la atención, quizás por lo que significa en la tradición cristiana, un anuncio del humanismo del Renacimiento, una puerta abierta a otra interpretación de la Biblia : El povorelllo (el pobrecito) como lo llamabanm sus seguidores (se cumplen 800 años de la creación de la orden de los franciscanos), modernizó en cierta forma el cristianianismo al ponerlo al alcance de los pobres, Francisco era el hijo de un rico comerciante pero no pertenecía a ninguna elite, ni rico, ni sabio, un iletrado, como se describía a sí mismo, que comprendió que la caridad cristiana era ver al "otro como uno mismo", convicción que cierne mientras visita a los leprosos (ver la hermosa película de Marco Ferrari) y comprende lo que es la vulnerabilidad humana y decide hacer votos de humildad y pobreza. Renunciar a toda forma de esclavitud en la tierra, las posesiones, la vanidad. Ese lado me llamó siempre la atención y, por supuesto la persona de Francisco de Asís, algunas de sus frases en el Testamento y que he podido leer inscritas en los frescos del Monasterio de Saorge, mi Casa Inicial.

Derechos de autor(a)

hay un todo un debate sobre los derechos de autor, se puede renunciar a ellos, existen, no es que todo lo que creamos se lo debemos a otros, no es que el lenguaje es social y por lo tanto no nos pertenece, qué es ontológicamente hablando, la creación?

Ayer en una conversación: en la Biblia dice que en el principio era el verbo y el verbo era dios, o sea, que si el verbo es dios y todos tenemos el verbo, todos tenemos algo de divinos, eh??

Yo creo que sí y el problema de los derechos de autor(a) se sustenta en el hecho de que si bien la idea de originalidad ha desaparecido (en la época de la reproducció, Walgter Benjamin dixit), no hemos abandonado la idea de individo (a) indivisible, parte única, que proviene justamente del cristianismo, y que otorga al cuerpo humano la condición de sagrado, de invalorable, de único y divino. Esa idea no nos permite abandonar totalmente la noción de que somos originales, irrepetibles, y únicoas. Por más muerte del autor8a) de Barthes, por más estructuralismo e inmanencia del texto (en la que el autor(a) casi desaparece), creemos que no hay dos Duras, dos Lévis Straus, dos Nietsczhes, etc... Muy difícil que pasemos a la noción de pertenecer a un cuerpo social, es decir no individual, como en ciertas comunidades amazónicas y que sería el sueño de un cuerpo no dividido, nunca solo, sino en compañía de los demás... (quelle joie!!) Pero, también sabemos que somos individuoas y su historia y que esa es la condición para que podamos cambiar ciertas cosas, a la manera de Francisco de Asís o la de un Nietszche, no sé, pero la otra opción nos hace pasivoas(la vocación es lo contrario de un destino), con el lenguaje, primer componente de una idea de persona como proyecto, como devenir... y Por eso, tal vez los "derechos de autor" se tengan que adaptar a nuestros tiempos: ni total idea de originalidad, ni sometiemiento a las estructuras, reconstrucción... son algunas ideas, no son acabadas, y puede que después piense otra cosa...

Y yo me voy a la corrida del clásico del 5 de febrero a la plaza de toros de México, paradójico que me interesa la corrida... Sí, quizás más que interesarme, me intriga y voy con vocación de etnóloga, pensando en Michel Leiris, y en La literatura como una tauromaquia y porque hay olores, colores, ritos que se muestran y desaparecen, epigonales, sincretismos que me llaman la atención...

y ahora, pas de panique...


2 commentaires:

luna a dit…

Me encanta Olivia Ruiz,
sobre todo:
http://www.youtube.com/watch?v=Z3sHO1IGBUU

Cuando viví en Niza esta canción estaba muy de moda y las niñas la cantábamos.


Un saludo!

Patricia De Souza a dit…

A mí también me gusta mucho la voz nasal de Olivia Ruiz y Niza es un lugar al quele tengo cariño porque es por ahí que queda la residencia de escritura...