Pages

dimanche, avril 29, 2007

derecho a la palabra


El debate televisivo etre Segolene Royal y Francois Bayrou, me ha dejado una impresión muy agradable. Por primera vez asisto a un debate hombre-mujer con una verdadera dinámica de diálogo, un debate en el cual, una persona se impone por sus ideas y por la calidad de sus contenidos y donde el género desaparece. Royal ha sido clarísima en sus ideas centrales, cómo evitar las deslocalizaciones con un sueldo mínimo europeo, o cómo aumentar el poder adquisitivo de las minorías y las medidas para disuadir a los jóvenes transgresores para que respeten la ley integrándolos a una responsabilidad colectiva, asumiendo responsabilidades en el seno de una comunidad como forma de sanción, me parece una idea lúcida e humana. Pienso en algunos argumentos de Pierre Bourdieu sobre los mecanismos de dominación a través de un lenguaje simbólico que se convierte en capital, la idea de condenar a ciertos sectores a una situación de fracaso, es una parte del pensamiento positivista que mantiene vivos políticas de dominación donde el subordinadoa será siempre el mismo, sin posiblidades de creer en sí mismoas y en su capacidad de producción y creación (siempre me ha sucedido que cuando he oído el epíteto "países sub-desarrollados" no he podido evitar una cierta reacción epidérmica porque creo que es una forma de condena, una especie de alienación psicológica, una neurosis de destino), como sucede por ejemplo con las mujeres quienes, por miedo, por desconfianza, terminan confinadas a labores puramente domésticas. Por eso, Segolene Royal me parece atractiva, por su lado Rosa de Luxemburgo y Flora Tristán... "No soy una mujer víctima, soy una combatiente y estoy de pie", fue lo que dijo en su última manifestación... Pienso en el poema de Rimbaud, Les assis... Toda persona digna se pone de pie, levanta la frente y dice: aquí estoy.
Foto: Pierre Bourdieu, un combatiente.

1 commentaire:

caborca a dit…

Il pleut doucement sur la ville
A.R