Pages

mercredi, mars 07, 2012

Polémica en el psicoanálisis


El odio del psicoanálisis.

Por Patricia de Souza
El siglo XX, después de Sigmund Freud, nos ha obligado a comprendernos no solamente como seres sociales, dotados de lenguaje, sino como seres con un cuerpo que traduce una serie de experiencias sensoriales en síntomas, en marcas en lo que se llama “inconsciente”. Hablar del cuerpo es hablar inevitablemente de sexualidad tal y como la comprendemos ahora, de prohibición, de pulsión de muerte, de relación con la familia; todos, temas que siguen siendo polémicos y que generan enfrentamientos violentos, por ejemplo, el que ha surgido hace poco en Francia con la publicación de un libro igualmente polémico:  El crepúsculo de un ídolo de Michel Onfray, y que ha inspirado una respuesta inmediata de una de las defensoras más importantes del psicoanálisis allí: Elisabeth Roudinesco. La crítica fundamental de Onfray a Freud es la ambición universalista de una teoría que considera filogenética y que deja de lado la historia particular de cada cultura y de cada persona, imponiendo conceptos como el complejo de Edipo, de castración, o incluso el de la “horda primitiva” que  asesina al padre y que según Freud sería el origen de la ley. Según Roudinesco, Onfray no solo ha tratado de hacer de Freud un ídolo de barro, homófobo, que abusaba de su cuñada, y que habría sometido a su hija Anna a una relación de tiranía, sino que ha hecho de este una suerte de dictador partidario de la desigualdad de las razas, convertido en un vocero del revisionismo internacional contra psicoanálisis. Onfray  piensa que el psicoanálisis no ha seguido la evolución social e histórica de su tiempo para entender ciertas categorías, es decir, ¿cómo universalizar ciertos conceptos sin adoptar las categorías de civilizados y salvajes”, o femenino y masculino? Si Michel Foucault trató de re-historizar el cuerpo contra la naturalización del psicoanálisis, las feministas también trataron de desmontar la teoría sobre la feminidad de Freud que reduce la evolución sexual de la mujer a una envidia del pene, a la pasividad y a un masoquismo latente (ver la conferencia sobre la feminidad de Freud). Lo que pretende Onfray es recuperar una corriente que llama “psicoanálisis de izquierda” (donde estarían Wilheim Reich y Eric Fromm) que comprende que nada es modificable si no cambiamos la situación social de ciertas poblaciones. Es decir, poco puede el psicoanálisis contra los síntomas de la dominación, la opresión y el miedo si no se transforma el estatus de quienes lo sufren, lo que Onfray denomina “contexto patógeno”. En lugar de una adaptación de la persona a su medio, a través de una sublimación que evitaría la neurosis, Onfray plantea lo que ya otros dijeron antes, entre ellos el psiquiatra anti-colonialista Frantz Fanon: liberar al cuerpo del trauma de la humillación y la colonización mental para poder curar los síntomas. Onfray ataca al ídolo en sus puntos más débiles y plantea un psicoanálisis solidario, menos venal y más humano, quizás más moderno, porque una cosa es cierta, más allá de las conspiraciones contra el psicoanálisis que denuncia Roudinesco, hay una exigencia de que se reconozca en su tiempo y avance con él para no quedar rezagado.
Elisabeth Roudinesco, ¿Por qué tanto odio? Libros del zorzal,  125 pag.

2 commentaires:

LuÇiernaga a dit…

Hace tiempo que no pasaba por aca, hoy feliz de haberte leido nuevamente. Concuerdo tanto con lo que sientes.
Un abrazo

LuÇiernaga a dit…

Hace tiempo que no pasaba por aca, hoy feliz de haberte leido nuevamente. Concuerdo tanto con lo que sientes.
Un abrazo