Pages

mardi, août 28, 2012

El viaje, la política, la vida escribiendo.

Me doy que casi no tengo tiempo para escribir en mi blog, es decir, mientras más regularizo mi trabajo de escribir, menos tiempo tengo para dedicarle, entre la redacción, la corrección, los artículos, y las traducciones. Je suis au but de forces, como se dice en francés!

Regresamos del Quintío, una región en la sierra de Colombia, viaje relámpago bajo invitación de unos amigos franco-colombianos que tienen una finca realmente hermosa, con una vista increíble de la campiña cafetera de esa región. Su idea es dedicarse al cultivo del café, una de las culturas más importantes allá. Tengo una impresión como de ficción de este lugar, hombres con poncho, sombrero y bastón, caminando por las calles, plazas repletas de gente, colores verdes, bosques de bambú, cafetales, montaña (muy distinta de la cordillera peruana, tal vez haya un parecido con la vegetación de ceja de selva), y  noches a la luz de velas, además de largas conversaciones marcadas por el vino tinto...

Hay una manera de hablar muy curiosa, se trata de usted y se pone mucha atención en su interlocutor(a), es una forma de hablar cuidadosa, cargada de afecto, pero, el rostro, permanece rígido...

regresando a Caracas, me esperaba la noticia de la explosión en la refinaría de Amuay, con la oposición afilando los tiros para cultivar votos (la metáfora de la siembra es importante), pero que los ha dejado desarmados ante la respuesta inmediata del gobierno actual. Pese a eso,  hay algo con lo que coincido, al margen de la presencia de los responsables, incluyendo el Presidente: es que se utilice esta intervención, esta ayuda, como propaganda electoral. Ayer pasaron imágenes de Chávez abrazando, acogiendo gente entre su brazos, comprometiéndose a dar ayuda, etc. pero, ¿no deberían mostrar más bien a las personas que han actuado inmediatamente como los cuerpos médicos, los bomberos, y la guardia nacional, es necesario personalizar aun más cualquier gestión? No es poner en duda la eficacia y el cariño que le tiene el Presidente a su población más vulnerable, es deificarlo, ponerlo en lugar de Dios. Es solo un hombre con una capacidad de alteridad inmediata....

Hoy escuchaba a un periodista (de la oposición) que decía que la intervención había sido inmediata, que, fiel a la verdad, tenía que decir que los periodistas habían hecho su trabajo de informar y no causar el pánico (como lo deseaba la oposición) sin ningún problema y con el apoyo de la guardia nacional que se encuentra en el lugar del desastre. que se había inventado una agresión a un periodista que no existe en el gremio. Todo esto da garantías de un gobierno que cree en la democracia y que no necesita taladrar con imágenes a la población para convencerla de su calidad moral.

Hoy recibo una propuesta de edición de una editorial digital en Francia para un texto que escribí directamente en francés. NO sé qué hacer, no sé si insistir con las editoriales tradicionales, confiar en el soporte digital, es un albur...

y debo ponerme a trabajar en otras cosas, regresaré con más calma.

4 commentaires:

ADÁN DE MARÍASS a dit…

Hola Patricia es verdad que el tiempo queda corto para escribir en el blog, por más ganas que uno tenga, a mí me pasa lo mismo. Sucede que en cada viaje uno descubre o explora nuevos territorios no solo geográficos sino emocionales. Y en cuanto al aprovechamiento político sobre la explosión ocurrida, a mí particularmente este tipo de acciones me da asco. Y sobre la propuesta de una edición digital es comprensible tu desconfianza, en eso coincido contigo, muchos colores y a la hora de la hora no se me vaya a despintar el paisaje, un abrazo desde Lima, Perú.

Patricia De Souza a dit…

La vida, sin embargo no es más rica, es una combustión a veces absurda: hay que hacer algo...

Dimitry Kashkaroff a dit…

Perdona, Patricia. Seguro que esta no es la vía, pero no he encontrado otra. Acabo de publicar 3 novelas y me gustaría que las leyeras y (eventualmente) las publicarás. ¿Cómo puedo enviártelas?
DimKa

Patricia De Souza a dit…

Yo no tengo editorial, Dimitri. Puedo leer una de ellas con mucho gusto, eso es todo.